Dicen que no son de aquí, ni de allá, que son del norte de México o del sur de Estados Unidos… hay muchas leyendas, historias y versiones sobre el verdadero origen de este alimento de los dioses: Los Burritos.

Una de las historias se basa en un personaje: Juanito Mendez, al que llamaríamos hoy un emprendedor, durante los tiempos de la Revolución Mexicana fue un muchacho que hábilmente vendía comida y con su ingenio se le ocurrió que para mantener y entregar cada pedido a una temperatura cálida, como se debe disfrutar la comida mexicana, envolvía las raciones en una tortilla gigante que luego llamarían Burrito, ya que Juanito a veces cruzaba el Río Grande con su valiente burro para hacer las entregas de la alta demanda que consiguió.

La historia de Juanito es muy bonita, pero ¿a poco no se sabe a mucha fantasía? Tranquilos, existe otra más creíble y es la que se dice que en 1895, en el Diccionario de Mexicanismos se había registrado el nombre de este alimento como “una tortilla que envuelve carne u otros ingredientes, también llamado cocito en Yucatán (aunque esto a los yucatecos no les cuadra) y taco en el centro del país“.

Inclusive hay quienes dicen que los burritos se originaron en Guanajuato ya que para la fecha anteriormente mencionada, la palabra era muy famosa entre los habitantes de dicho estado, sin embargo se cree que para ese tiempo aún estaba hecho de maíz, hasta que los norteños hicieron lo suyo: darle entrada a la tortilla de harina.

Si esta historia es cierta, en primer lugar tendríamos que agradecer a las indias chichimecas que se dice inventaron la tortilla de harina y en segundo a los norteños, por que nadie va a negar que un burrito es lo que es por dicha tortilla.

¿Qué historia crees que sea cierta o tenga más sentido? ¿Conoces alguna otra? Queremos leerla y también queremos que disfrutes los mejores burritos de Mérida que prepara Diezmillo en #TuMercado ¡Cáele pronto con tus ganas de comer y tus historias que contar!