No lo puedes negar, las parrilladas tienen un lugar especial en los corazones y en el estómago, tanto que no puedes decirle que “no” y mucho menos no querer un poquito más aunque ya te sientas súper lleno.

¿Cuáles son los motivos? Aquí describimos algunos:

Inconfundible aroma
No importa de que tipo de carne sea, las parrilladas tienen un aroma que es inconfundible desde el primer momento en que podemos oler su preparación.

Sabor incomparable
El sabor que tiene la carne al ser preparada a la parrilla es algo que amamos y que siempre se nos antoja, sobre todo en fiestas familiares y con amigos.

Compartir momentos
Hablando de familias y amigos, las parrilladas son ese pretexto perfecto para compartir una tarde o noche inolvidable con quienes más amamos ¿Qué mejor que compartir entre todos sonrisas y sabores?

Y entonces ¿Se van a hacer o no las carnitas? 60 Brasas en Mercado 60 dicen que SI ¡Date una vuelta por su restaurant en tu próxima visita a #TuMercado!